Queremos Parque: reserva de agua en la futura área protegida de la Región Metropolitana

Según algunos científicos, de continuar las tasas de retroceso actuales, varios glaciares medianos, como el Echaurren, y glaciaretes pequeños en el área del Maipo podrían desaparecer en el curso de 50 años. Si pensamos en el futuro, de 50 a 100 años, no podemos sino suponer o imaginar una situación muy vulnerable para toda la población de la Capital y con serias repercusiones para todo el resto del país.

La gran cuenca del río Maipo, nutre de agua los valles de la región Metropolitana (RM) —y parte de la región de Valparaíso y O’higgins— gracias a la generosidad de sus montañas andinas. Con una extensión de cerca de 130 km, la cordillera de los Andes en la RM, alberga sorprendentes cumbres de más de 6.000 metros de altura, entre las que destaca el imponente Volcán Tupungato (6.570 m s.n.m.) y grandes glaciares, como el Juncal Sur (2.143 ha), ambos alojados en el predio fiscal Colorado-Olivares de 142.000 ha ubicado a 70 km de Santiago, en el Cajón del Maipo, territorio que busca ser declarado Parque Nacional por la campaña Queremos Parque.

Ubicación y extensión predio público Colorado-Olivares. © #QueremosParque

El río Maipo, que fluye por 250 km desde cordillera a mar, posee en sus cabeceras cerca de 36.500 ha de glaciares que aportan al abastecimiento de agua dulce a la población, los ecosistemas y las actividades económicas, agrícolas, energéticas e industriales de gran parte de la zona central del país. Solo el río Maipo atiende alrededor del 70% de la demanda actual de agua potable y cerca de un 90% de las demandas de regadío de toda la región Metropolitana. Esto nos evidencia que sería casi imposible abastecer de agua potable a toda la comunidad Santiaguina, compuesta por 7 millones de habitantes, y a toda la industria —la RM concentra el 80% de esta actividad— si no existieran esos grandes casquetes de hielo, junto con vegas altoandinas y suelos refugiados en las cumbres de los Andes y que son capaces de retener agua durante las épocas de invierno y —tal como una esponja— liberarlas lentamente durante las épocas de verano o menor disponibilidad hídrica. El grado de dependencia hídrica que tiene la RM con la salud de los ecosistemas de montaña y la urgencia de protegerlos en condiciones de cambio climático, lo convierte en un asunto de seguridad nacional.

Áreas Protegidas en la cuenca del Maipo. Área achurada corresponde a la propiedad pública Colorado-Olivares y su representación dentro de la cuenca. © Geoturismo Chile

Considerando los glaciares, del total presente en la cuenca del río Maipo, más de 17.000 ha se encuentran dentro del predio fiscal Colorado-Olivares —casi el 50%—, convirtiéndolo en la mayor reserva estratégica de agua dulce de propiedad pública de la región. Lo que presenta una oportunidad increíble en términos de conservación y gestión pública. Insertos allí, destacan, además del glaciar Juncal Sur, que es el más largo de la Región Metropolitana, con cerca de 10 kilómetros, los imponentes glaciares Olivares Gama (1.215 ha), Azufre (919 ha), Olivares Beta (833 ha), Volcán Tupungatito (689 ha), Esmeralda (578 ha) y Olivares Alfa (514 ha). Estos glaciares, así como muchos otros a nivel mundial, han reducido aceleradamente su superficie en las últimas décadas. Entre los años 2003 y 2015 el glaciar Olivares Alfa sufrió un retroceso de 36 ha (Barcaza et al, 2017) y en las últimas 6 décadas redujo en un 63% su superficie total (Malmros et al, 2016). En tanto, el glaciar Juncal Sur, vivió un retroceso frontal de 210 ha y un cambio de área de 280 ha entre los años 1955 y 1997 (Rivera et al 2002). Registros visuales de montañistas también dan cuenta de esta disminución. En 1935, Sebastián Kruckel, al ascender el cerro Risopatrón, percibió que los glaciares Olivares Alfa, Beta y Gama se encontraban unidos (registros fotográficos DAV, 1935 y Lliboutry, 1956). Actualmente estos glaciares se registran independientes y están en franco retroceso, separación y adelgazamiento (Rivera et al, 2002).

Retroceso glaciares olivares en 69 años. Elaboración Fundación Plantae a partir de fotografía del DAV (1950) y Google Earth (2019)

Retroceso glaciar Juncal Sur en 69 años. Elaboración Fundación Plantae a partir de fotografía del DAV (1950) y Google Earth (2019)

Existe consenso a nivel mundial que el calentamiento global provocado por el cambio climático es una amenaza a la persistencia de los glaciares en el planeta y la disponibilidad futura de agua dulce. No ajenos a esto, los andes centrales experimentan un desalentador escenario de escasez de precipitaciones —se estima en 50 años unos 55 mm menos en Santiago— que generarán menor alimentación de agua en la cuenca, acompañado de isotermas 0º mucho más altas, que se traducen en una menor cantidad de nieve caída en la alta montaña y una disminución del caudal nival. Esto implica que ríos que tienen mayor influencia nivo-glaciar en su régimen, se vean más afectados, como los ríos Yeso, Olivares, Volcán y Colorado. En definitiva, nos vemos enfrentados a un escenario de creciente estrechez hídrica, en que los aportes de glaciares pasan a ocupar un lugar fundamental en su el aporte que generan a los ríos, durante todo el ciclo anual. Este fenómeno ya se ha constatado científicamente, según Peña y Nazarala (1987), los glaciares de la cuenca del Maipo aportaron entre un 33% y un 67% del caudal del río en las sequías de los años 1968 y 1969 y de 1981 y 1982, respectivamente. Según algunos científicos, de continuar las tasas de retroceso actuales, varios glaciares medianos, como el Echaurren, y glaciaretes pequeños en el área del Maipo podrían desaparecer en el curso de 50 años. Si pensamos en el futuro, de 50 a 100 años, no podemos sino suponer o imaginar una situación muy vulnerable para toda la población de la Capital y con serias repercusiones para todo el resto del país.

Glaciares Olivares Beta (izquierda) y Olivares Gama (derecha). © Fundación Plantae.

Además, las fuentes hídricas de la región se ven seriamente amenazadas por proyectos extractivos como la minería de calizas de Cementos Biobío —a metros del río Colorado—, el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo, la mina Los Bronces de Angloamerican y su actual intento de expansión al yacimiento Los Sulfatos y los innumerables proyectos de extracción de áridos en los ríos Maipo y Mapocho —muchos de ellos sin ninguna regulación—. Sin duda, proyectos de tal envergadura afectan irremediablemente la calidad y cantidad de agua de y para la región Metropolitana. Los expertos y nosotros mismos, vemos que será imperativa la búsqueda de nuevas estrategias de suministro y modelos de gestión, provocando, incluso, desplazamientos de población a gran escala desde la zona central de Chile.

…te invitamos a sumarte y colaborar con la campaña #QueremosParque y solicitar al Presidente de la República —quien tiene la potestad de hacerlo— declarar la propiedad pública Colorado-Olivares como el primer Parque Nacional de la Región Metropolitana y así dar cumplimiento a la meta de llevar a estándares internacionales un parque nacional por región, anunciada en el programa del actual gobierno.

Valle Colorado. © Ximena Salazar

Nos encontramos en un punto crítico, en el que no sólo está en juego la integridad de los ecosistemas, sino que también, el abastecimiento de agua de la región más poblada del país. Frente a esto, es evidente que debemos tomar acciones concretas, oportunas e innovadoras que vayan en la línea de proteger elementos y ecosistemas que son vitales para hacer frente al cambio climático. El predio fiscal Colorado-Olivares, al ser de propiedad pública, requiere solamente de voluntad política e interés de la ciudadanía para establecer políticas de gestión orientadas a la conservación y protección de las fuentes hídricas. Ser elegidos por 4ta vez como el “Mejor destino de turismo aventura del Mundo” por los World Travel Awards, pone en valor el inmenso potencial de desarrollo turístico y económico local asociado a experiencias relacionadas con la naturaleza. En este sentido, el desafío es impulsar políticas públicas que generen las condiciones para estar a la altura de este galardón. El territorio de #QueremosParque se posiciona como una zona de alto valor ecológico a pocos kilómetros del punto de partida de viaje para cualquier turista internacional y democratiza el acceso a la naturaleza para la región más habitada del país, donde el Cajón del Maipo -principal destino de los santiaguinos – presenta la mayoría de sus valles y accesos privados o prohibidos. La implementación de una iniciativa de conservación participativa en estos valles, son una gran oportunidad –al ser un predio fiscal- para el proyecto de Geoparque Cajón del Maipo, figura de gestión territorial en que el obejtivo principal es la conservación y uso sostenible del territorio. Es por ello, que te invitamos a sumarte y colaborar con la campaña #QueremosParque y solicitar al Presidente de la República –quien tiene la potestad de hacerlo- declarar la propiedad pública Colorado-Olivares como el primer Parque Nacional de la Región Metropolitana y así dar cumplimiento a la meta de llevar a estándares internacionales un parque nacional por región, anunciada en el programa del actual gobierno.

Trekking predio fiscal Olivares, actualmente Bien Nacional Protegido. Ximena Salazar

22.05.20

Autor

Paulo Urrutia Barceló

Geólogo

Fotografía de portada:
Valle río Olivares. © Ximena Salazar

*Agradecemos los aportes de Camilo Hornauer y Carolina Ruiz de Fundación Plantae para la elaboración del presente artículo.