Los secretos geológicos del Altiplano chileno

Muchos piensan en el altiplano como una región árida, desierta y sin vida. Al contrario, este hermoso rincón de Chile guarda una larga e intensa historia de formación de montañas y lagos, que podemos ver hoy en día en hermosos sitios de altura y ecosistemas únicos.

El Desierto de Atacama además de ser el más árido del mundo también es el más antiguo, lo que ha ayudado en que reinen las condiciones climáticas que mantienen el registro geológico por millones de años. Producto de la subducción de la placa de Nazca bajo la Sudamericana, se han formado grandes masas rocosas, convirtiéndolas en volcanes que, junto a un clima único, han moldeado paisajes que registran cada paso sucedido.

Las formas de relieve precordilleranas y altiplánicas de la región de Arica y Parinacota se caracterizan por un dominio de estructuras originales volcánicas. En el área precordillerana se reconocen una gran variedad de accidentes geográficos que han originado relieves fallados y volcánicos. Mientras que el área altiplánica se caracteriza por presentar un relieve predominantemente llano, sobre los 3.800 m s.n.m., una plataforma (plateau) de composición riolítica y edad terciaria, asociado a volcanismo fisural. Sobre esas extensas planicies sobresalen imponentes macizos volcánicos, relacionados a un volcanismo de tipo central cuaternario y que a su vez forman parte de la cordillera occidental en los Andes del Norte de Chile.

Altiplano

Lago Chungara, fotografía por Francisco Manriquez Perez

Uno de los lugares con sitios geológicos únicos es el Parque Nacional Lauca (PNL), que forma parte de la Reserva de la Biosfera Lauca y está ubicado entre la Precordillera y el Altiplano. Sus paisajes únicos, siempre profundos y extensos, son habitados por fauna y flora andina como el puma, la vicuña, guanaco del norte, diferentes tipos de aves, bosques de queñoa y bofedales. Además de su excepcional biodiversidad podemos observar diversidad de relieves con colores que dan vida a rocas formadas hace millones de años —también conocida como geodiversidad—.

Dentro del PNL se encuentra la localidad de Putre, la más habitada del altiplano chileno y capital provincial de Parinacota. En ella se observan verdes zonas de cultivos en formas de terrazas labradas por los primeros habitantes preincaicos. El valle de Putre está emplazado sobre depósitos volcánicos, flujos piroclásticos y avalanchas volcánicas provenientes de Complejo Volcánico Tarapacá (CVT).

El CVT – o Nevados de Putre- es uno de los paisajes icónicos cordillerranos. Corresponde a un complejo volcánico de grandes dimensiones, activo desde al menos 1,5 millones de años. A lo largo de su evolución han sido comunes tanto los eventos de creación y colapsos de domos como de avalanchas volcánicas, los que han descendido por su ladera suroeste. No existen a la fecha reportes de actividad eruptiva histórica ( < 10.000 años). Sin embargo, se ha categorizado como uno de los volcanes de mayor peligrosidad del norte de Chile por su carácter eruptivo y la cercanía de la población.

En la ladera suroccidental del Nevados de Putre, se encuentra el valle-quebrada de Putre, con un paisaje montañoso que ha sido creado y modelado por fuerzas internas de la tierra y un clima particular de temperaturas extremas y lluvias veraniegas. Junto a una tectónica activa, el factor climático ha actuado constantemente, meteorizando y erosionando los volcanes y cerros, ayudando a esculpir estos hermosos paisajes. Desde los altos miradores de Putre, puedes imaginar distintos fascinantes procesos geológicos; como aquellos procesos gatillados por la gravedad, que se han traducido en derrumbes y flujos de detritos, mientras que el agua a través de sus ríos, muchas veces intermitentes han creado profundas y angostas quebradas en el área.

Tiwanaku

Pueblo de Belén, fotografía por Francisco Manriquez Perez

Otro de los sitios que capta el interés de todo viajero es el lago Chungará, rodeado de numerosas cumbres nevadas, como el volcán Parinacota, el Pomerape, Guallatire y Sajama, todos ellos de inigualable belleza. El lago Chungará proviene de la palabra aymara chunkara cuyo significado es “musgo en la piedra”. Es alimentado por los deshielos provenientes de las montañas y su principal afluentes son los ríos Chungará y Sopocalante. Se caracteriza por ser uno de los lagos ubicados a mayor altura altiplánicas, encontrándose 4.570 m s.m.n.. Una serie de lagunas y humedales, se ubican a su alrededor, albergando más de 130 especies nativas, entre las que se encuentran flamencos y patos.

El volcán Parinacota es un perfecto estratovolcán cónico, el más alto en la zona con 6.350 m s.n.m. y junto con su vecino Pomerape conforman los Nevados de Payachatas, dentro del Parque Nacional Lauca. Activo desde hace al menos 170 mil años, tiene la particularidad de poseer un depósito de avalancha volcánica de 25 km de extensión hacia el oeste. Sobre este depósito se emplazaron la laguna Cotacotani y el lago Chungará. Hacia el sur del volcán podrás encontrar un conjunto de conos piroclásticos, denominados volcanes de Ajata. Si bien no existe registro de actividad histórica, algunos relatos indígenas sugieren un evento eruptivo ocurrido en el transcurso de los últimos siglos.

La localidad de Belén, se ubica en la parte occidental del Altiplano y pertenece a la provincia de Putre. Su buen clima y buena ubicación, en la llamada Ruta de la Plata, hicieron de este lugar el elegido por los conquistadores españoles. Conserva su cautivador origen colonial con calles ordenadas y empedradas, con viviendas de adobe. Además de su atractiva historia colonial, en este lugar se encuentran el mejor exponente del grupo más antiguo de rocas de Chile, conocidas como el Complejo Metamórfico Belén (BMC). Las puedes encontrar desde Chapiquiña por el norte, hasta Belén por el sur, en una franja de unos 10 km de largo y un ancho promedio de 2 km. El BMC se compone por rocas que fueron sometidas a presiones y temperaturas extremas, clasificadas como anfibolitas foliadas, micaesquistos cuarcíferos, ortogneises y serpentinitas. Diversos autores han calculado sus edades, concluyendo que su antigüedad es cercana al Paleozoico temprano hasta edades precámbricas, ósea pueden alcanzar unos 1800 millones de años.

El pueblo de Socoroma, es otra de las localidades andinas con un patrimonio arqueológico singular. Sus cultivos en terrazas con aroma a orégano, el oro verde, demuestran cómo la comunidad ha preservado sus tradiciones y costumbres. Uno de sus sitios arqueológicos a recorrer es un segmento empedrado del Qhapaq Ñan, que es un complejo sistema vial -caminos preincaicos e incaicos- que durante el siglo XV fueron unificados y construidos por los incas como parte de un gran proyecto político, militar, ideológico y administrativo que se conoció como Tawantinsuyu. Socoroma es un lugar ideal para un alto en el camino, aclimatarse antes de llegar al Parque Nacional Lauca.

Además de muchos más lugares cautivadores hay una infinidad de posibilidades para realizar deportes aventura, desde montañismo subiendo el icónico volcán Parinacota, escalada en roca en quebradas perfectas, hasta la posibilidad de escalar en hielo por cascadas congeladas en la región más extrema del norte de Chile. El viaje hasta los paisajes y poblados altiplánicos es alucinante, se viven distintos pisos geográficos y sensaciones térmicas, que hacen que cualquiera tome conciencia de su respiración.

Tiwanaku

Parque Nacional Lauca, fotografía por Francisco Manriquez Perez

Referencias

Cáceres, Miguel & Godoy, Benigno. (2012). Ruta geoturística a través del Parque Nacional Lauca, Región de Arica y Parinacota, Chile. Congreso Geológico Chileno, 13º, Antofagasta.

García G., Marcelo ; Gardeweg P., Moyra ; Clavero R., Jorge ; Hérail, Gérard ; SERNAGEOMIN. Hoja Arica, región de Tarapacá, Escala 1:250.000 [monografías]. Santiago : SERNAGEOMIN, 2004. 150 p.: il, 1 mapa pleg. (Carta Geológica de Chile, Serie Geología Básica : n.84

Rodríguez Valdivia, Alan, Albornoz Espinoza, Cristián, & Tapia Tosetti, Alejandro. (2017). GEOMORFOLOGÍA DEL ÁREA DE PUTRE, ANDES DEL NORTE DE CHILE: ACCIÓN VOLCÁNICA Y CLIMÁTICA EN SU MODELADO. Diálogo andino, (54), 7-20. https://dx.doi.org/10.4067/S0719-26812017000300007

03.05.21

Autora

Georgette Mells

Geóloga